Declaraciones de la Iglesia sobre el “Fenómeno de Medjugorje”

Declaraciones de la Iglesia sobre el “Fenómeno de Medjugorje”

“La declaración de Zadar de los Obispos de la ex Yugoslavia del 10 de Abril de 1991, dejó la puerta abierta para futuras investigaciones. La confirmación, por lo tanto, debe continuar adelante. Por el momento están permitidas las peregrinaciones privadas con el acompañamiento pastoral de los fieles. En fin, todos los peregrinos católicos pueden acudir a Medjugorje, lugar de culto mariano, donde es posible expresar todas las formas devocionales marianas.”
Cardenal T. Bertone, L’Ultima Veggente di Fatima, Milano 2007, p. 106

Estas palabras pronunciadas en 2007 por el cardenal Tarcisio Bertone, vigentes a día de hoy, son las que autorizan de forma clara las peregrinaciones de fieles católicos hasta Medjugorje.

A continuación, se exponen las distintas declaraciones de la Iglesia sobre el denominado “fenómeno de Medjugorje”. Desde la primera de ellas, conocida como la “Declaración de Zadar” de 1991 sobre la postura oficial de la Iglesia, junto con otros dos documentos informativos que lo ratifican, uno de 1998 y otro de 2007, hasta la declaración más reciente, del cardenal Pulic sobre las próximas conclusiones del Vaticano, que tendrán lugar, previsiblemente, a finales del presente año 2012.

Declaración de Zadar de 1991

El primero de los documentos es el conocido como Declaración de Zadar, firmado en 1991 por los obispos de la Conferencia Episcopal Yugoslava, hoy inexistente. Este documento es la postura oficial de la Iglesia Católica sobre Medjugorje, que aunque antiguo, es vigente a día de hoy:

Los obispos, desde el mismo comienzo, han venido siguiendo los acontecimientos de Medjugorje a través del obispo de la diócesis (Mostar), la comisión de obispos y la comisión sobre Medjugorje de la Conferencia de Obispos de Yugoslavia.

Basándose en las investigaciones hasta ahora realizadas, no puede afirmarse que se esté tratando de apariciones sobrenaturales y revelaciones. Sin embargo, las numerosas reuniones de fieles que, desde diferentes partes del mundo, acuden a Medjugorje, inspirados tanto por motivos de fe como por otros varios, requieren la atención y el cuidado pastoral primeramente del obispo diocesano, y con él, también de los otros obispos, para que, en Medjugorje y en todo aquello que esté relacionado con ello, sea promovida una sana devoción a la bienaventurada Virgen María, de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia.

Para este propósito, los obispos darán directrices litúrgico-pastorales apropiadas. Asimismo, a través de su comisión, continuarán manteniéndose cercanos, e investigando todo cuanto acontece en Medjugorje.

En Zadar, 10 de abril de 1991.

Los obispos de Yugoslavia

Manifestaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, 1998
-En respuesta a una consulta formulada por el obispo de San Denis de la Reunión-

La Congregación para la Doctrina de la Fe, presidida en 1998 por el cardenal Joseph Ratzinger, envió una carta en mayo de 1998 a monseñor Gilbert Aubry, obispo de San Denis de la Reunión, en la que explicaba claramente la posición de dicha Congregación acerca de Medjugorje. Él recibió la carta el día 24 de junio, y el día 25 la envió a todos los sacerdotes y comunidades religiosas de su diócesis (circular núm. C003), para que supieran diferenciar lo que era la posición más reciente de Roma y la opinión personal del obispo de Mostar, mons. Ratko Peric, y para que si acaso fuera necesario, que se diera a conocer este caso a todos los fieles. Es la siguiente:

Congregación para la Doctrina de la Fe
Ciudad del Vaticano, Palacio del Santo Oficio
Pr. núm. 154/81-06419 (trascripción del original).

28 de mayo de 1998

A Su Excelencia Monseñor Gilbert Aubry, Obispo de Saint-Denis de la Réunion

Su Excelencia,

En su carta del 1 de enero de 1998, usted sometió a este Dicasterio diversas cuestiones concernientes a la posición de la Santa Sede y del obispo de Mostar con respecto a las así llamadas apariciones de Medjugorje, a las peregrinaciones privadas y al cuidado pastoral de los fieles que acuden a este lugar.

A este respecto -tomando en cuenta que me es imposible responder a cada una de las preguntas planteadas por Usted, Su Excelencia-, primeramente me gustaría precisar que no es habitual que la Santa Sede asuma, en primera instancia, una posición propia ante los supuestos eventos sobrenaturales. Este Dicasterio, por tanto, en lo que concierne a la autenticidad de las “apariciones”, simplemente se atiene a lo establecido por los obispos de la ex Yugoslavia en la Declaración de Zadar, el 10 de abril de 1991: “…sobre la base de las investigaciones hasta ahora realizadas, no es posible afirmar que se trate de apariciones y revelaciones sobrenaturales”. Después de la división de Yugoslavia en diversas naciones independientes, les correspondería actualmente a los miembros de la Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina, eventualmente, investigar de nuevo este caso y, en último caso, dar nuevas declaraciones.

Con respecto a lo que declaró Su Excelencia, monseñor Peric, en una carta al secretario general de Familia Cristiana, en la cual él afirma: “Mi convicción y posición no es únicamente ‘non constat de supernaturalitate’, sino también ‘constat de non supernaturalitate’ de las apariciones y revelaciones de Medjugorje”, debe considerarse como una convicción personal del obispo de Mostar, quien, en tanto obispo local, ha tenido siempre el derecho de expresar lo que ha sido y permanece siendo su opinión personal.

En lo que concierne a las peregrinaciones de índole privada a Medjugorje, esta Congregación considera que están permitidas bajo la condición de que no se consideren como un reconocimiento de los eventos en curso, los cuales exigen aún una investigación de la Iglesia.

Con la esperanza de haber dado una respuesta satisfactoria al menos a las principales preguntas planteadas a este Dicasterio, le ruego, Excelencia, reciba la expresión de mis más profundos sentimientos de respeto.

Monseñor Tarcisio Bertone
(Secretario de la “Congregación” que preside el Cardenal Ratzinger)

Mons. T. Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, reafirma la postura oficial de la Iglesia, 2007

En 2007, el mismo Mons. Tarcisio Bertone, ya como Secretario de Estado del Vaticano, reafirmó esta postura como la oficial de la Iglesia. Lo hizo en una entrevista personal realizada por el periodista experto en temática religiosa Giuseppe de Carli. La entrevista fue publicada en un libro titulado “La última vidente de Fátima. Mis conversaciones con Sor Lucía”. En las páginas de este libro encontramos una conversación sobre Medjugorje entre el periodista y el Secretario de Estado en la que Mons. Bertone sentencia:

“Las declaraciones del obispo de Mostar reflejan una opinión personal, no son el juicio oficial y definitivo de la Iglesia. Todo remite a la declaración de Zadar de los obispos de la ex Yugoslavia del 10 de abril de 1991, que deja la puerta abierta a futuras averiguaciones. La investigación debe, por lo tanto, seguir adelante. Mientras tanto, están permitidas las peregrinaciones privadas y que los fieles cuenten con acompañamiento pastoral. En definitiva, todos los peregrinos católicos pueden acudir a Medjugorje, lugar de culto mariano en el que es posible expresarse a través de todas las formas de la devoción”.

Constitución de una Comisión Internacional para estudiar el fenómeno de Medjugorje, 2010

La Santa Sede, ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, constituyó una Comisión Internacional centrada en el estudio del fenómeno de Medjugorje, según comunicado de la Oficina de información de la Santa Sede del 17 de marzo. La Comisión, compuesta por cardenales, obispos, peritos y expertos, está presidida por el cardenal Camillo Ruini.

En la conferencia de prensa del Vaticano, el director de la Oficina de información de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, SI, explicó que dicha Comisión trabajará con discreción, y los resultados, después de un largo trabajo, se presentarán a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La misma noticia fue comunicada a los obispos de la Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina, por el arzobispo Alessandro D’Errico, el nuncio apostólico en Bosnia-Herzegovina, conforme al mandato del secretario de estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone.

El 26 de marzo de 2010 se reunió por primera vez esta Comisión Internacional para estudiar el fenómeno de Medjugorje. La comisión está integrada por 17 miembros, entre ellos cinco Cardenales. Los trabajos deberán presentarse a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

MIEMBROS DE LA COMISIÓN:

Presidente: Cardenal Camillo Ruini – Italia. Vicario general emérito de Su Santidad para la diócesis de Roma.
Cardenal Józef Tomko – Eslovaquia. Prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.
Cardenal Vinko Puljic – Bosnia-Herzegovina. Arzobispo de Vrhbosna, (Bosnia-Herzegovina), presidente de la Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina.
Cardenal Josip Bοzanic – Croacia. Arzobispo de Zagreb, vicepresidente del Consejo de las Conferencia Episcopales de Europa.
Cardenal Julián Herranz – España. Presidente emérito del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Doctor en Psiquiatría y Derecho.
Arzobispo Angelo Amato, S.D.B. – Italia. Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.
Mons. Tony Anatrella – Francia. Psicoanalista y especialista en Psiquiatría Social.
Pbro. Pierangelo Sequeri – Italia. Profesor de Teología Fundamental en la Facultad Teológica de Italia del Norte y escritor.
Pbro. David Maria Jaeger, O.F.M. – Israel. Consultor del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos.
Pbro. Zdziscaw Józef Kijas, O.F.M. – Polonia. Relator de la Congregación para las Causas de los Santos. Secretario de la Academia Pontificia de María Inmaculada de Roma.
Pbro. Salvatore M. Perrella, O.S.M. – Italia. Profesor de Mariología en la Pontificia Facultad Teológica Marianum.
Pbro. Achim Schütz – Alemania. Profesor de Antropología Teológica en la Pontificia Universidad Lateranense, como secretario.
Mons. Krzysztof Nykiel – Polonia. Oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, como secretario adjunto.
Pbro. Franjo Topic – Bosnia-Herzegovina. Profesor de Teología Fundamental en Sarajevo.
Pbro. Mijo Nikic, S.I. – Croacia. Profesor de Psicología y Psicología de las Religiones en el Instituto Filosófico y Teológico de la Compañía de Jesús en Zagreb.
Pbro. Mihály Szentmártοni, S.I. – Serbia. Profesor de Espiritualidad en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.
Sor Verónica Nela Gaspar – Bosnia-Herzegovina. Profesora de Teología en Rijeka.

El Papa Francisco envía a Medjugorje al arzobispo Henryk Hoser, S.A.C., obispo de Varsovia-Praga, como “enviado especial” para adquirir un conocimiento más profundo de la situación pastoral. 2017

El 11 de febrero de 2017, el Santo Padre encomendó al arzobispo Henryk Hoser, S.A.C., obispo de Varsovia-Praga (Polonia), que fuera a Medjugorje como enviado especial de la Santa Sede.

La misión tiene como objetivo adquirir un conocimiento más profundo de la situación pastoral y, sobre todo, de las necesidades de los fieles que van en peregrinación y, sobre la base de ello, proponer posibles iniciativas pastorales para el futuro. Por lo tanto, la misión tendrá un carácter exclusivamente pastoral.

Se espera que el arzobispo Hoser, que continuará ejerciendo su papel como obispo de Varsovia-Praga, termine su mandato como enviado especial para el verano de este año.

Nombramiento

Rueda de prensa ofrecida, en Medjugorje, por el Enviado Especial de la Santa Sede, Mons. Henryk Hoser. 1 de abril de 2017

Conferencia Medjugorje FCM

Tal y como anunció la oficina del Nuncio Apostólico para Bosnia y Herzegovina, 31 de marzo, el Enviado Especial de la Santa Sede presidió, el día 5 de abril de 2017, una rueda de prensa ante los medios acreditados en la Sala San Juan Pablo II de Medjugorje, entre los que había una gran expectación ante tan esperadas declaraciones.

Acompañado por fray Miljenko Steko, provincial de la provincia franciscana de Herzegovina y por fray Marinko Sakota, párroco de la Iglesia de Santiago de Medjugorje, Mons. Henryk Hosser dio comienzo la rueda de prensa. “Es tiempo de hacer las primeras valoraciones y es importante para el desarrollo futuro de este lugar”.

Nada más comenzar recordó que el fin de su misión era profundizar en las necesidades de la pastoral de la parroquia y de los peregrinos. Admitió la importancia de Medjugorje como lugar de peregrinación mundial “ahora Medjugorje es conocido en todo el mundo, y hay que saber que aquí llegan peregrinos de unos 80 países del mundo.

¿Por qué viene tanta gente aquí?  seguramente han oído hablar de las apariciones en Medjugorje que ocurrieron por primera vez en 1981 (…) los que vienen aquí descubren una cosa extraordinaria … el ambiente de la paz interior, de la paz del corazón (…) el espacio para una espiritualidad muy profunda. Descubren o redescubren en su vida lo que significa algo santo, sagrado. En Medjugorje se encuentran con el tiempo sagrado y con el espacio sagrado (…) comúnmente se dice que Medjugorje es un lugar de devoción mariana y eso es verdad. Pero si miramos más profundamente,
veremos que la devoción medjugoriana es en su esencia Cristocéntrica, dado que en el centro está la Eucaristía, la transmisión de la Palabra de Dios, la Adoración al Santísimo Sacramento del Altar, donde se descubre la verdadera realidad, la verdadera presencia de Jesucristo en su divinidad y en su humanidad”.

De forma breve y concisa hizo referencia al resto de elementos que caracterizan la espiritualidad de Medjugorje: el rezo del Rosario, el Via Crucis y muy especialmente al sacramento del perdón.

Aludió por supuesto a los frutos de Medjugorje, “desde el punto de vista religioso, Medjugorje es una tierra muy fértil” (…) 610 vocaciones sacerdotales y religiosas inspiradas por Medjugorje (…) Por otra parte,desde el año 1986 se han repartido más de 37 millones de comuniones”. Más adelante recordó la celebración anual de Seminarios o Retiros de gran repercusión: Sacerdotes, Médicos y personal sanitario, Discapacitados, Matrimonios y el más reciente, el Seminario Pro-vida.

Hizo referencia a tres espacios dentro de Medjugorje, en relación con:

-La parroquia. “Esta parroquia que en el siglo pasado, en los años 30, construyó esa Cruz en el Krizevac es la misma parroquia que aceptó este fenómeno de Medjugorje”.

-Los peregrinos. “Unos 2.500.000 al año, y ese número está en crecimiento, y esto es un reto enorme para los sacerdotes que trabajan aquí. Y este fenómeno ha llevado al aumento de la infraestructura que debe responder a las necesidades de los peregrinos”. En alusión especialmente a la Capilla de Adoración, la explanada…

-Las Comunidades y Asociaciones caritativas residentes. “Se calcula que son unas 30, algunas como fruto de Medjugorje, con sus raíces aquí, pero también hay comunidades que se fundaron en otros lugares pero que vinieron y se instalaron aquí para vivir ese fenómeno de Medjugorje”. Citó también la importancia de instituciones de ayuda como la  Aldea de la Madre y la Casa de Ejercicios Domus Pacis.

Después de referir el panorama de sequedad espiritual que vive el mundo, dijo: “aquí la gente viene a la fuente. Aquí sacian su sed, la sed de lo sagrado, la sed de Dios, la sed de la fe, descubren la oración y todo eso pasa con la ayuda de la Bienaventurada Virgen María”. En Medjugorje se pone el acento en el nombre de la Bienaventurada Virgen María, la Reina de la Paz, tan necesaria en este tiempo al que el Papa Francisco se ha referido como Tercera Guerra Mundial.

Para concluir lanzó a todos el presente mensaje: “Invocar a la Madre de Dios, María Reina de la Paz, creo que es esencial. El papel específico de Medjugorje en ello es muy importante. Queridos amigos, vosotros debéis ser los portadores de la buena noticia y podéis decir al mundo entero que en Medjugorje de nuevo se encuentra la luz”.

Rueda de prensa íntegra

En definitiva, todos los fieles católicos pueden peregrinar y organizar peregrinaciones libremente a Medjugorje, siendo recomendable el acompañamiento de los sacerdotes en esas peregrinaciones, para la atención espiritual propia de toda peregrinación.

 

Compartir: